lunes, 9 de febrero de 2009

Té de tilo en los toldos. Fotos+Nota


Revista Abrí - Febrero 2009
http://www.abri.com.ar/

Cómo estamos haciendo un documental sin nada.
Yo se muy poco de cine, quizás casi nada. Sé los nombres de algunos planos y ví un par de películas. Nada más que eso. Mis amigos tampoco saben mucho. Luchan con el trípode varios minutos hasta ponerlo derecho.

Éramos cuatro y llegamos con una carpa a Los Toldos, un pueblo del interior de buenos aires, cercano a Junín, también conocido como Gral Viamonte. El 7 de mayo de 1919 nació allí Eva Duarte, aunque los historiadores discuten que pudo ser en Junín.
El primer día, mientras almorzábamos, nos contaron sobre unos productos que se usan en las cosechas que estarían trayendo problemas en la salud de la gente y en el medio ambiente. Esa fue la primera vez que escuchamos hablar del "Glifosato".

Como dije antes, ninguno de nosotros sabe nada de cine. Entonces, como ya sabíamos que no sabíamos nada, no nos preocupó dejar de no saber nada y dijimos "hagámoslo". Agarramos una cámara de fotos digital y el trípode con las patas más finitas del mercado y salimos a filmar un documental. Pronto recibimos una especie de apadrinamiento por parte del Foro Ambiental, un organismo no estatal cuyo objetivo es hacer cumplir las leyes ambiéntales en Gral. Viamonte. Ellos no eran más que ocho pero nos abrieron las puertas de sus casas, nos dieron información sobre el tema y nos prestaron ayuda técnica cada vez que la memoria de 15 minutos de la cámara se agotaba. Esa escasez de memoria hacía el trabajo muy engorroso. Cada quince minutos de grabación debíamos buscar una computadora y procurar todo un proceso digital para vaciar la memoria y poder seguir grabando.

Más allá de lo pobre del equipo, sólo contábamos con una semana de estadía para filmar todo. Empezamos por ir a una radio donde entrevistaron a representantes del Foro Ambiental, luego hicimos entrevistas con gente del Foro y buscamos otros puntos de vista hablando y entrevistando a fumigadores, médicos, secretarios municipales como el de Medio Ambiente y el de Desarrollo Económico, gente del pueblo y registrando imágenes con la cámara. Los días fueron pasando y el sol punzante se hacía sentir desde la mañana hasta el atardecer. No solo renunciamos a estar tirados una semana en una pileta pelopincho, sino que también nos quemamos la piel filmando las tomas para el documental. De noche en la carpa, la espalda nos dolía y los mosquitos nos zumbaban las orejas, de día la gente nos miraba con extrañeza y nos hablaba sobre productos mal utilizados, agua contaminada, quema de basura, especies extintas y varias pesadillas más. Cada vez que mirábamos la lista de entrevistas y tomas que nos quedaban por hacer, en vez de tachar, agregábamos más y más asuntos. Y aunque estábamos un poco agotados por andar de una punta a la otra del pueblo a pié y debajo de un sol condenante, nos satisfacía saber que estábamos generando algo nuevo. Los entrevistados antes completamente enemistados y fuera de comunicación, parecían proponer cierto carácter de diálogo. La gente del pueblo, antes extrañada por nuestra presencia nos empezaba a reconocer en la calle, algunos ya sabían si nos debían odiar o si nos debían querer. La policía ya nos había pedido nuestros documentos y revisado nuestras pertenencias, ya sabían a qué veníamos, como nos llamábamos y cuándo nos íbamos. Ya éramos parte del pueblo, hasta nos contaban los rumores vecinales. Cierto día descubrimos un basural clandestino donde la municipalidad quema la basura. Y cierto día visitamos el basural oficial donde, antes de dejarnos entrar libremente como a cualquier Toldense que quiere dejar o llevarse basura, confirmaron por teléfono que sí, que éramos nosotros, los chicos que estaban haciendo un documental sobre agrotóxicos y que no, que no nos iban a dejar ir sin convencernos de que allí, en el basural, no se usaban esos productos.

Ahora estamos en buenos aires y nos falta filmar un poco. Además tenemos que estudiar mucho sobre el tema y editar. Ya conseguimos un par de lugares donde quieren proyectar el documental y nos enteramos que acá nomás, en Vicente López, usan Glifosato para matar el pasto aledaneo a las vías. El tema seguramente es mucho más complejo de lo que nosotros pudimos y podremos entender. Pero aprendimos que no se necesita demasiado como para cambiar un poco las cosas.
Hoja.

9 comentarios:

Sandra dijo...

:)

ehh ehhhhhhh
hagamosló

Sebastián dijo...

En Los Toldos también nació Beatriz Pichi Malén.

Glifosato no es barato dijo...

Hola

Necesitamos sus ganas, su creatividad , para armar un lindo documental Pesticidas en áreas DE TRENES ... en combinación con la gente de 168 horas ...

Un ante-proyecto para una pasantía con periodistas bien informados ...

arbol-delavida@hotmail.com

pach dijo...

http://partido-pirata.blogspot.com/2008/04/marie-monique-robin-el-mundo-segn.html

Micha Onni dijo...

Buenísimo, buenísimo, los aplaudo de pie, muchachos! :) Ojalá el resultado final supere sus expectativas! Saluditos
Mica

N N dijo...

En serio se usa Glifosato en Vicente López?? Podrían aportar más datos porfa? (((soy vecina de ahí, evito los químicos casi paranóicamente en mi vida pero vivo cerca de las vías del tren :S))
Los felicito por el proyecto y las pilas... entré buscando receta de té de tilo, ja, pero no me decepcionó para nada lo que encontré.

alejandro dijo...

Hola, yo soy de Los Toldos, y se de que hablan, vivo aqui, cualquier cvosa en la que les pueda ayudar aqui dejo mi mail....

Mi nombre es Alejandro Videla

libisladegrabacion@yahoo.com.ar

alejandro dijo...

Hola, yo soy de Los Toldos, y se de que hablan, vivo aqui, cualquier cvosa en la que les pueda ayudar aqui dejo mi mail....

Mi nombre es Alejandro Videla

libisladegrabacion@yahoo.com.ar

Pablito dijo...

felicitaciones muchachos/as! quedo terriblemente copadisimo el documental. Muchas gracias por el laburo y las ganas.